Mejorar la identidad corporativa

consejos de imagen corporativa

Cómo mejorar la identidad corporativa de una empresa

¿En qué consiste la identidad corporativa? La identidad corporativa o también conocida como imagen corporativa es el modo por medio el cual una empresa o un producto se presentan visualmente hablando, en un mercado lleno también de otras marcas y productos de los cuales debe diferenciarse. Se trata así de lograr que el público relacione a una marca, una empresa, o a un producto asociando elementos por medio de una identidad corporativa clara, pero también totalmente diferente del resto, de modo que se cree un vínculo emocional con el consumidor. Así la mente ni dudará ni se confundirá, y ante unas premisas concretas sabrá exactamente de que marca o producto se trata. Un detalle muy importante y que no se debe olvidar consiste en acertar plenamente en la creación de la identidad corporativa adecuada, la cual garantizará la valoración de la marca.

 

¿Cómo puede una empresa diferenciarse de las demás?

A través de la imagen corporativa, cuando ésta se lleva acabo correctamente, detalle de gran importancia, ya que en este caso le dará importancia a esa empresa en concreto, diferenciándola de las demás. Cuando se asocian a la marca profesionalidad y credibilidad, se ayuda a consolidar la presencia de esa empresa en específico en el mercado, a la vez que los nuevos consumidores resultarán también atraídos. Una vez creado un buen logotipo que diferencie a la empresa, el eslogan cumplirá la función de complementar el concepto, algo que también lograrán otros elementos visuales los cuales serán también de gran importancia a la hora de atraer a los consumidores, como por ejemplo el código de colores, o los grafismos. Un disco o un libro suelen ser juzgados en gran medida en base a su portada, lo que no siempre hace justicia al interior. Pero esto indica que el valor percibido de un producto puede llegar a diferir de su valor real.

¿Debe por tanto asociarse la identidad corporativa con el logotipo?

Sí, pero no solo únicamente con él, ya que también forman parte de ella otros elementos como son el tipo de tipografía elegido, los colores, las texturas complementarias… No es acertado asociar la identidad corporativa únicamente al logotipo, ya que va mucho más allá de este concepto. La imagen de la empresa también queda marcada de modo único de cara a los consumidores por las campañas de publicidad, el diseño de cada uno de los productos, su embalaje…

¿Cómo se puede elegir la identidad corporativa correcta?

Centrarse en un concepto atemporal y que no pase de moda para crear una marca sólida, es una de las claves. Recurrir a la simplicidad para ser rápidamente recordado y reconocido también es otro aspecto fundamental a tener en cuenta, así como lograr a la vez diferenciarse claramente de la competencia. Se deberá también lograr crear una relación emocional con el consumidor cuando se determinen los valores y la personalidad de la empresa. Los colores suelen lograr la conexión necesaria de la marca con el consumidor, por lo que antes de elegirlos, nunca está de más conocer bien los significados de cada color para que el cliente vea la empresa como ésta lo desea.

Una vez seleccionados los colores, es importante aplicarlos de cara a estar seguros de que no se producirán distorsiones las cuales no reflejan la tonalidad exacta que se ha elegido.

Más información

Puntúa esta página

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies